+593 985321048
Mensajes - Whatsapp
+593 985321048

Tecnología

noticias de ciencia

Dash, el ‘smartauricular’

dash_noticia_normalMil canciones, micrófono, memoria de cuatro gigas y ningún cable. Dash es un prototipo de auricular que va más allá de lo habitual. No es un objeto pasivo, destinado a emitir sonido, sino que entra directamente en la categoría de tecnología para ponerse en cima, la de los wearables.

Entre las innovaciones que presentan están los sensores para detectar la saturación de oxígeno en sangre y el pulso. Al igual que las esperadas gafas de Google, el micrófono elimina el sonido del exterior dando prioridad a la voz. Siguiendo la estela de las gafas, el control se hace a través de gestos en una superficie mínima: con un toque se pasa de canción, se contesta una llamada o se cambia de aplicación.

El proyecto nacido en Kickstarter llegará a los primeros inversores en octubre. La aportación puede ser inferior, pero para asegurarse la obtención de una unidad es necesario invertir, al menos, 145 euros (199 dólares).

Como sucedió con Pebble, el reloj de pulsera de tinta electrónica y uno de los lanzamientos más exitosos de Kickstarter, la clave del éxito de este aparato estará en su capacidad para que los desarrolladores se sumen y creen aplicaciones para los auriculares.

Entre las virtudes de este invento destacan un cuidado diseño y una memoria de cuatro gigas, que sirve para almacenar canciones sin necesidad de recurrir al almacenamiento en el móvil.

El punto más débil es la batería, de un máximo de cuatro horas. Quizá algo corto si se tiene en cuenta las exigencias de los deportistas, aunque carga en menos de una hora.

La meta inicial del proyecto era recaudar 260.000 dólares antes del 31 de marzo. Se ha superado con creces; Dash ya cuenta con casi dos millones de dólares (1.967.584) de pequeños inversores interesados en hacer del objeto una realidad.

Llama la atención que Bragi, la firma que promueve estos auriculares, tenga la sede en Munich. Su consejero delegado Nikolaj Hviid era jefe de diseño en la firma especializada en sonido Harman. Su intención es alejarse de la elite y llevar este tipo de ideas al mercado de consumo.

Facebook no consigue comprar SnapChat ni por 3.000 millones

1384424484_214107_1384425590_noticia_normalTres mil millones no son suficientes. El gigante Facebook no ha podido comprar un enanito llamado, Snapchat, una red social juvenil que hace desaparecer fotos y vídeos 10 segundos después de su envío.

El precio que pagaba Facebook por SnapChat, del que ha informado The Wall Street Journal- es muy superior a sus ingresos, a su evaluación financiera incluso a sus usuarios, pero tienen algo que Facebook persigue desesperadamente, como se ha visto por la intentona, juventud. La misma que intentó obtener con la compra de Instagram.

Snapchat, creado por los jóvenes Bobby Murphy (24 años) y Even Spiegel (22 años) hace dos años en la universidad de Stanford, tiene 5 millones de usuarios diarios que envían 350 millones de mensajes, según los datos de esta red social. En diciembre, los usuarios eran tres millones y se envían 60 millones de fotos.

Hace unos meses, la red consiguió una financiación de 65 millones de dólares (48 millones de euros) y la empresa fue valorada en 850 millones de dólares (595 millones de euros).

En estos dos años, Snapchat ha ido añadiendo funcionalidades como el vídeo y, en octubre, su función Story, en donde las imágenes se mantienen vigentes durante 24 horas sin ser borradas.

Pese a que SnapChat es criticada frecuentemente porque su sistema sirve principalmente para enviar fotos picantes, por su carácter de autodestrucción en segundos, sus fundadores esperan que el valor de la empresa siga creciendo en usuarios y mensajes por lo que hasta el año que viene no tienen pensado escuchar ofertas.

“No puedes crear un negocio basado en el sexting”, declaraba hace unos meses Spiegel a The New York Times, empleando el término que designa el envío de imágenes picantes a través de chats de texto. “Es un caso específico. Pero esto es mucho más”.

La oferta de Facebook es la mayor de sus historia. Hasta ahora el récord lo tenía la adquisición de Instagram, por la que pagó mil millones de dólares (765 millones de euros). La aplicación de filtros fotográficos tenía 30 millones de usuarios y eso que, por entonces, solo servía para los iPhone. Ahora daba el triple por la sexta parte de usuarios.

La iniciativa de la primer red social refleja su preocupación por la fuga de usuarios jóvenes -o, al menos no aumento- como pusieron de manifiesto los directivos en la última presentación de resultados económicos de la red. SnapChat podría poner remedio a ese agujero, aunque también confiaban en Instagram para ello y, al parecer, no ha atajado el problema.

Windows XP cierra el 8 de abril

1381240636_928123_1381242406_noticia_normalLa popularidad le dio una prórroga, pero no le ha servido para salvarse. Su muerte se anunciaba desde 2008. Windows XP, un sistema operativo instalado en más de 2,3 millones de ordenadores de empresas y casi en cuatro millones de hogares, dejará de recibir soporte el 8 de abril de 2014. En total representa el 30% del parque de ordenadores activos en España. Mantiene una cuota muy similar, el 31,4 % según Net Applications, en el resto del mundo.

Para Microsoft, su creador, morirá en ese mismo instante.“Ya no vamos a hacer parches de seguridad, ni asumir problemas legales. Se acabó el soporte, no habrá, ni gratis, ni de pago”, subraya Fernando Calvo Velilla, director de Windows en Microsoft Ibérica. Esto no significa que el ordenador de casa deje de funcionar, pero sí que dejará de actualizarse y en consecuencia será más permeable a virus y ataques informáticos, los periféricos más modernos ya no serán compatibles.

Este paso quiere incentivar la adopción de Windows 8, estrenado a finales de 2012 y que saldrá con una importante renovación el próximo 18 de octubre. Windows XP ha sido la versión más longeva de la historia de Windows, casi 13 años en activo, desde el 21 de octubre de 2001. Suplió las carencias del criticado Windows 2000 y, sobre todo, una polémica versión doméstica, ‘Me’. Una longevidad que llama la atención si se tiene en cuenta la renovación casi anual, previo pago de 17 euros, por parte del sistema operativo de Apple.

El directivo no pretende generar alarma pues argumenta que la prórroga ha sido de más de dos años sobre los planes previstos, pero ya es imposible mantenerlo. “Queremos sacar de XP a las empresas. Ya sea con Windows 7, 8 o el 8.1 que sale en pocas semanas. 7 y 8 están hechos para convivir. Vamos a ayudar a dar el salto”, expone. Aunque sí tiene que dar un consejo, lo tiene claro: “Si hay que renovar, recomiendo una pantalla. Hay cuatro veces más aplicaciones táctiles que con ratón. Lo ideal en el entorno de trabajo es un híbrido”. Este tipo de aparatos funcionan como tableta independiente, pero también se pueden integrar en estaciones de trabajo o teclados que incluyen batería de modo que la autonomía puede ir más allá de 10 horas. Asus, HP y Acer preparan este tipo de propuestas.

El 30% de los ordenadores españoles aun funcionan con este sistema operativo

Surface 2, también dentro de esta categoría que une el mundo táctil, algo más lúdico, con el profesional, saldrá al mercado el 22 de octubre en España. Es la segunda intentona de Microsoft para combatir el éxito del iPad. Apple no inventó las pantallas táctiles, pero sí las convirtió en algo deseable, en un nuevo aparato de consumo, más allá del ordenador y el móvil. Desde Microsoft insisten en que su guerra no pasa por vender más Surface, aunque esta vez sea más delgada, con mejor pantalla y con varias posiciones de visionado, sino en mostrar un aparato inspirador para que el resto de la industria siga la estela.

Uno de los rumores más recurrentes es la fabricación de una tableta por parte de Nokia –ahora propiedad de Microsoft-. Calvo no se aventura a confirmarlo: “Hay que esperar a enero para que se confirme la adquisición. Por ahora no podemos decir nada más”. Aunque encaja dentro de la lógica de sus declaraciones: “Vamos en serio con el hardware, nosotros fabricamos nuestros aparatos”.

El gigante del software insiste en que el precio no tendría que ser un impedimento. Windows 8, que incluye la actuación a 8.1, cuesta 150 euros. “Tenemos un acuerdo con HP para ayudar con la financiación, para ayudar en la transición con descuentos y ofertas. Hemos puesto el foco en herramientas de migración”, aclara.

En la empresa creada por Bill Gates han aprendido a convivir con las críticas. En Windows 8 se tomó una decisión valiente, terminar con una de sus señas de identidad, el botón de “Inicio”. De hecho, cuando se creó, en Windows 98, fue el motivo de la campaña publicitaria con el ‘Start me up’ de los Rolling Stones como banda sonora. En 8.1 ha vuelto, junto al botón lo hace el menú desplegable con los programas más usados. Es decir, mantiene la interfaz del escritorio similar a Windows 7 y los iconos en cuadrícula de la versión 8. “No me importa que hagan bromas sobre un supuesto error. Prefiero pensar que hemos escuchado las críticas y rectificado”, sostiene el directivo.

Al mismo tiempo, aprovecha para lanzar un mensaje a Google. “Intentamos ser cada vez más accesibles; por ejemplo, para crearse una cuenta de usuario vale cualquier correo. No pasa como con Android, que es necesario tener cuenta de Gmail para activarlo”.

Esta no es la única novedad del 8.1. La consecuencia será la llegada de más tamaños de pantalla. Ya no se ciñen a las 10 pulgadas, sino que tendrán competidores para los populares iPad Mini y Nexus 7. Habrá tabletas Microsoft con precios que ronden los 200 euros, muy ajustado si se tiene en cuenta que el precio de la licencia suelta del sistema operativo, y, sobre todo, con algo a su favor, el puerto USB, una puerta abierta a periféricos y ampliaciones que no tienen iOS o Android.

Google Maps incorpora el tráfico en tiempo real

1374835861_011355_1374835957_noticia_normalAdemás de mapas son guías de consejos. Google ha tardado dos meses en que los nuevos mapas estén al alcance de todos. La nueva versión ha salido casi a la vez para Android y para iPhone, la más esperada después del fiasco de los mapas de Apple. En el caso del iPad el programa se distingue por estar pensado para usarse en horizontal. Con un atril en el salpicadero podría hacer perfectamente de GPS.

La primera sensación es que el programa es mucho más claro, ágil y visual, pero con una limitación, se ha eliminado una de las opciones más prácticas. Ya no se puede usar Google Maps si se carece de conexión.

Las rutas pueden realizarse andando, en transporte público o en coche particular, como antes, solo con Android se puede seguir el trazado más adecuado para ir en bicicleta. Aunque en ambos casos hay una capa para los amigos de los pedales. En ambos casos desaparecen bordes y controles de menú para que prime el mapa. Casi toda la superficie es para ello.

La capa dedicada a la información del tráfico es la más novedosa. Aparecen las calles en tres colores: verde, amarillo y rojo, según la fluidez que tenga en tiempo real. Lo lógico será que en cuanto consigan incluir los datos de Waze, su última adquisión, la experiencia sea todavía más rica. Por lo demás, se mantiene la visión del lugar en versión relieve y desde los satélites.

A medida que se usa la aplicación, mejora. Va reconociendo y memorizando lugares habituales del susuario, como el lugar del trabajo o el domicilio. Después sabe cuáles son las rutas preferidas para así dirigir al conductor por dónde se siente más seguro. Incluye búsqueda por voz. Si el lugar es conocido ya, el resultado es inmediato.

Aunque es pronto para decirlo, Google podría estar ya incorporando tecnología de Waze, empresa israelí que adquiró el pasado mes por unos 1.300 millones de dólares. Waze se especializa en incorporar datos del tráfico en función de los datos que proporcionan los mismos conductores, bien sobre atascos, bien sobre accidnetes y obras.

Google Maps gustará a aquellos que se sienten cómodos en el universo Google, son prácticos y quieren ahorrar tiempo, pero no es un programa apto para paranoicos. Entre otras cosas porque guarda el historial de búsquedas.

En el aspecto comercial recuerda a FourSquare, una aplicación para descubrir los lugares de interés de amigos y si están ahora mismo en algún lugar. Al igual que sucede en este programa, no hace falta buscar una dirección para saber llegar, sino que sugiere lugares basándose en el conocimiento que ya ha adquirido del usuario. Se puede escoger entre restaurantes, bares, cines, monumentos, eventos culturales, solo que los llaman “comer”, “beber” (que abarca desde cafés a pubs), “dormir”, “comprar” y “dormir”. No se conforman con lo habitual, sino que van más allá con categorías como hospitales, aparcamientos, estaciones de servicio o cajeros automáticos.

Una vez que se escoge alguno de estos comercios el despliegue de fotos es notable. Se accede al teléfono del lugar con horario de apertura, servicios que ofrece, lo más popular entre los consumidores…

La adquisición de Zagat, guía gastronómica líder en EEUU, les ha servido para incluir, como ya pasa en Google +, las reseñas de los que han utilizado ya ese servicio. Para seguir la moda (y satisfacer a los que no leen demasiado) incluyen la calificación con estrellas.

Y si algo sale mal, no nos gusta o está roto, como en las viejas máquinas de pinball, hay que agitar el móvil. Así se entra al formulario para hacer sugerencias y correcciones sobre la información mostrada por Google.

La nueva versión de Google Maps llega en un sector donde cada vez existe mayor competencia, por los servicios de valor añadido que acarrean. Si se tiene el lugar del usuario, el comercio puede ofrecer al instante ofertas adaptadas al momento.

LAYOUT

SAMPLE COLOR

Please read our documentation file to know how to change colors as you want

BACKGROUND COLOR

BACKGROUND TEXTURE